miércoles, 30 de marzo de 2011

ENTRAMOS EN CAMPAÑA

A partir de casi ya, podemos considerar que estamos ya en Campaña Electoral. Y no hay una sola, si no que hay tres campañas electorales: las Elecciones Sindicales, las Elecciones Autonómicas, y las Elecciones Municipales.

En las Elecciones Sindicales, ya tengo mi voto decidido, y va a ser para la UGT. ¿Y por qué? Pues porque creo que es la mejor opción sindical existente, una de las más comprometidas con los avances sociales, y quien puede hacer mucho por conseguir parar la progresiva privatización de la Sanidad, la Educación, etc por parte del Gobierno de Esperanza Aguirre. Y también porque, como estoy descubriendo al hacer la investigación histórica en mi familia, por una larga tradición familiar ugetista: mi padre ya era miembro de UGT en 1936, mi tio Carlos (luego fusilado por los franquistas vencedores en las tapias del Cementerio de la Almudena el 5-Septiembre-1939) también lo era, cuando se legalizaron los sindicatos y los partidos políticos mi padre se volvió a afiliar a UGT...una larga tradición ugetista que ha superado una dictadura fascista entera, y de la que estoy orgulloso. Y porque tengo claro que, si una reclamación o reivindicación tiene arreglo, la única que lo puede hacer es UGT. Y para lo que no tiene arreglo posible, UGT también lo arreglará, aunque tarde un poco más.

En las Autonómicas y Municipales, lo que tengo claro es lo que hay que evitar: Que el Partido Podrido Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista, cuya fundación tuvo lugar el 1 de Octubre de 1933 allá en el Teatro de la Comedia, que se supone que preside alguien a quien llaman La Trotona de las Rías Medias (antes presidida por La Cosa y aún antes por el Goebbels hispano, ahora la Torre Inclinada Viviente), y que en Madrid dirigen La Condesa de Valdeluz y de la Gurtel y el Faraón Sesotris XXXVIII, sigan en su sitio, gastando lo de todos a manos llenas y ayudando a los amiguetes a salir bien forrados de la crisis que las políticas neoliberales que ellos predican han provocado en todo el mundo, privatizando a su paso todo lo que encuentran para darlos a sus amigos, para que recuperen los cientos de millones perdidos, ya que sus fantasías neoliberales las vamos a pagar todos y, desde su optica ultraderechista, lo que es de todos es de ellos, y lo que es de ellos, es de ellos solos...

A partir de ahí, en el ámbito de la izquierda, hay una amplia variedad de candidatos progresistas que serían capaces de hacer un trabajo excelente. Mi recomendación es que pidáis los programas (no el folletito de dos páginas, si no el Libro Gordo en que viene todo detallado), los estudiéis, y deis el voto al que creáis que va a hacer el mejor trabajo al frente de la Comunidad de Madrid y de cada Ayuntamiento. Menos los candidatos del Partido Podrido, cualquiera hará mejor trabajo, y sobre todo no robará a manos llenas como en el Partido Podrido tienen por costumbre y tradición desde 1933.

En otro orden de cosas, hace unos días, un día más, dos pacientes se iban de alta por la mañana a otros hospitales. Según la nueva normativa del hospital, los celadores bajamos a los pacientes a la puerta de la Urgencia, pues las ambulancias ya no suben a las plantas a llevárselos. No entiendo que la Dirección del hospital no haya previsto un lugar reservado donde hacer ese cambio de una cama o una silla a una camilla de ambulancia, a resguardo de miradas indiscretas,  y que se haga a la vista de todo el mundo que quiera verlo, en un lugar lleno de corrientes de aire; que mientras estás ayudando al ambulanciero a cambiar al paciente de la cama o la silla a la camilla de la ambulancia, un señor te pide una información de alguna consulta, una señora te pide una silla de ruedas, etc, sin ningún respeto al pudor de los pacientes.

Y que todo esto suceda por la falta de previsión de una dirección, algunos de cuyos componentes quizá estén ya haciendo planes de cambio a puestos políticos más relevantes, sin que les importe poco ni mucho ni el hospital, ni los pacientes, ni nada de eso, o que, por lo menos, eso parezca, es algo que me da vergüenza ajena, y supongo que alguien tendrá que hacer algo a favor de los pacientes, que respete su intimidad y respeto al pudor que les es propio.

Esperemos que alguien haga algo al respecto.