jueves, 7 de abril de 2011

AHORROS PRESUPUESTARIOS EN EL HOSPITAL LA PAZ

En su número de Abril, la Sección Sindical  de UGT en el hospital La Paz publica, en su Boletín “El Bisturí” un interesante artículo sobre la reducción de puestos de trabajo que, desde 2008 hasta 2011, ha efectuado la Dirección Gerencia del Hospital Universitario La Paz.

Los datos están extraidos, según UGT “de la documentación para la elaboración de los presupuestos de la Comunidad de Madrid”,  y se sacan unas interesantes conclusiones respecto a la reducción de puestos de trabajo en el Hospital La Paz. Según dicha información, entre los años 2008-2011, el hospital redujo 409 puestos de trabajo.

En 2008, el hospital presupuestó 5862 puestos de trabajo.  En 2009, presupuestó para 5517 puestos de trabajo, y en el 2011 se han presupuestado 5453 puestos de trabajo. 409 puestos de trabajo eliminados en 3 años.

Por estamentos, en ese plazo de tiempo, el Personal Facultativo ha perdido 46 plazas. El Grupo B (que engloba a Enfermeras, Matronas, Fisioterapeutas, etc) ha perdido 211 plazas respecto al 2008.

El Grupo C sanitario (TER, TEL, TERt, etc), ha perdido 4 plazas en ese tiempo, algo más de una plaza menos perdida cada año.

El Grupo D pierde en total 149 plazas en estos tres años, de los cuales 123 plazas perdidas corresponden a l@s Auxiliares de Enfermería, y 26 al área no sanitaria de dicho grupo, (es decir, Aux. Administrativos, Telefonistas, Electricistas…).

El Grupo E, que engloba a Celadores, Pinches, etc, pierde según esos datos un total de 25 plazas en estos tres años.

Hasta aquí, los datos que nos facilita la UGT, que ya de por sí llevan a una seria meditación acerca de las prioridades de la Dirección Gerencia del Hospital y su relación con la mejor calidad asistencial que se merecen, sin duda, los pacientes del hospital.

Ese ahorro de costes, y su indudable impacto en la calidad asistencial, se hace recaer sobre el personal que trabajamos en el Hospital, lo que hace que la falta de personal  y la pérdida de efectivos lleve a una sobrecarga de trabajo que, a medio plazo, tiene por efecto sobreesfuerzos y lesiones, con bajas cada vez más largas, y el imparable deterioro de la calidad asistencial en plantas, quirófanos, urgencias, y todo tipo de servicios del hospital.

Como ejemplo, ponemos uno cualquiera, por ejemplo, el de los celadores. Como muchas plantas no tienen un celador asignado al servicio, pues cada vez que hay que hacer los encamados, hay que llamar a la Conserjería del Centro, y esperar a que suban. Lo mismo sucede si hay que acostarlos, o llevarlos a una consulta, o cualquier otro acto similar: hay que llamar a Conserjería y esperar que haya alguno disponible, pues claro, como cada vez los celadores somos menos, pues no hay retén disponible, como sí existía hace unos pocos años, no tan lejanos. Y nuestros jefes no es que puedan hacer mucho por evitarlo, salvo aguantar el chaparrón, si no quieren ser cesados.

Parece que la Dirección estuviera siguiendo la política popular de “cuanto peor (para los trabajadores), mejor” (para las expectativas políticas a media plazo) para la Dirección. Que cuanto peor vaya la Sanidad Pública “gracias” a los desvelos de nuestra ínclita Presidenta, Marquesa de Murillo y Enorme de España, mejor para las empresas amigas de nuestra cancerígena Presidenta, pues se podrá decir que la mejor forma de que vaya bien la Sanidad Pública es que privatizarla entera, como ya ha dicho algún conocido pepero gili...de cuyo nombre no quiero acordarme.

Si no hacemos nada por evitarlo, si nos quedamos en casa, el PP y sus sindicatos adláteres llevarán a cabo la privatización de la sanidad. Y cuando hablamos de sindicatos adláteres al PP todos sabemos de qué siglas estamos hablando. Pues no hay cosa más idiota que un trabajador con un sueldo de 1000 euros o menos vote a unas centrales de derechas.

UGT, CC.OO, CGT…son centrales que SÍ se ocupan, y defienden a l@s trabajador@s del Hospital. El resto, solamente defienden a sus egoístas intereses estamentales, o a la liberación de sus dirigentes para apoyar mejor al PP.

Algún día hablaremos del Programa ILOG, que implantó el hospital para controlar las IT, y la forma en que ese programa está birlando días a los trabajadores. Pero eso, es motivo de otro artículo próximo.