sábado, 30 de mayo de 2015

Mirando hacia atrás y haciendo memoria: Casi 25 años en La Paz

El pasado 28 de Mayo eché la instancia en el Registro del Hospital La Paz para participar en el Concurso de Traslados Externos para Celadores del SERMAS de la Comunidad de Madrid.

La verdad sea dicha es que estaba obligado a participar en dicho Concurso de Traslados, al estar yo en situación de Reingreso Provisional desde el año 2007.
Sí, ya ha llovido desde entonces...pero en mi descargo digo que no ha sido porque haya sido poco diligente en participar en dichos Concursos, a fin de regular mi situación.

Es debido, sobre todo, que a partir de 2007 ya jamás se realizó convocatoria alguna en la que poder participar, con la excusa de la "Estafa" llamada "Crisis Económica" que estamos aún viviendo, y en la cual el Partido Podrido Fascistal y de las JONS, que maldirige esa marica mala machista y homófoba, conocida en su pueblo como "La Trotona", ha intentado eliminar la Sanidad Pública, y dejar fuera de la misma a todos los Colectivos No Sanitarios, como los celadores. Menos mal que, el 24M, las Elecciones Municipales y Autonómicas han puesto punto final tanto a su acumulación de Poder...como casi al propio Partido Podrido.
Los primeros 19 puestos que he pedido en el Concurso de Traslados son Centros de Salud, todos los de Madrid, con independencia de que sean del turno de mañana o de tarde. El primer Hospital que he pedido, es La Paz, seguido del Doce, el Piramidón, el Clínico...
No voy a negar que espero el resultado con ganas, y sea cual sea el resultado, será algo bueno para mi.
Si sale el irme a un Centro de Salud, será un revulsivo donde aprenderé cosas nuevas, nuevas funciones y objetivos, y conoceré a nuevos compañeros. Y si lo que sale es continuar en La Paz, pues es seguir en un centro que conozco desde hace casi 25 años, y donde soy conocido y donde tengo un buen número de compañeros que me aprecian.
Este hecho me ha llevado a recordar la situación que viví en La Paz cuando yo entré a trabajar en el Hospital como Celador.La primera persona con la que trabajé fue con el compañero Antonio Manso, creo que en la Planta 9, donde ahora se encuentran otro tipo de servicios. Muy poco después, me asignaron para trabajar con el compañero Manuel Merchán, que entonces se encontraba trabajando en la Rea de Neurocirugía, que entonces se encontraba en la segunda planta del Hospital General, detrás de los ascensores. Él me enseñó todo lo que yo se, y la mejor manera de trabajar.
Recuerdo que, entonces, cuando acabábamos de hacer los encamados de la Rea, ibámos a hacer los de la Segunda Centro y los de la Segunda Pre (en total unas 40 camas como poco), y algunas veces nos tocaba ir a la Planta 10 de la Maternidad, puesto que, aunque se hallase allí, era una planta perteneciente al Hospital General, y nos tocaba a nosotros, los celadores de la planta 2 del HG, ir allí a hacer los encamados.
Había entonces en el turno de mañana del HG un poco más de 90 celadores, y se incluían entonces allí los celadores de Radiología, dado que no existía entonces la Conserjería de Servicios Centrales. Como Jefe de Personal Subalterno estaba Manuel Estéban, y como Encargados de Turno Llorente y Vega. Cuando Llorente se jubiló, su puesto fue ocupado por Vicente, 
La verdad sea dicha, es que, aunque éramos muchos, y ellos eran solamente ellos tres, las planillas de trabajo tenían publicados 3 meses adelantados, de manera que siempre podías ver el mes en que estabas y dos meses adelantados (por ejemplo, Junio, Julio y Agosto), por lo que podías hacer planes en tu vida personal. Eso parece que lo vamos a empezar a recuperar ahora, después de muchísimos años en que sólo hemos sabido el mes actual, y por los pelos el mes siguiente y muy a última hora, como si los celadores no tuviéramos derecho a tener una vida fuera de La Paz.
Una vez Manolo fue cesado, se jubiló Vega y dejó el cargo Vicente, la verdad es que no ha habido nadie (o muy muy pocos), que pudieran siquiera equipararse ligeramente con ellos en ningún aspecto con el que recordarles para bien.
Con la excusa de la crisis económica, sucedió algo muy divertido: fueron reduciendo el número de celadores (entonces eramos más de 90, ahora casi no llegamos a los 70 en el Turno de Mañana HG), pero el número de Encargados creció de manera exponencial. Pasamos de ser 90 y 2 encargados, a 70 con 4 y (en algún momento) 5 Encargados. Y en el intermedio, se olvidaron de publicar en tablones la convocatoria para poder participar en la designación del titular de la vacante como Encargado de Turno o como Jefe de Personal Subalterno, pasando a ser puestos de designación directa otorgados sin publicidad.
Desde mi punto de vista (tan parcial como cualquier otro), la labor más importante que puedan los JPS tener era la confección de la planilla del centro y turno del que eran responsables. Labor que ya no hacen, pues de ello se encarga la recién creada Unidad de Planificación.
Ahora, para pedir un día libre, tiene uno que rellenar un papel en el que se solicita el día que te interesa, el cual entregas a tu JPS, el cual a su vez lo pasa a la Unidad de Planificación, la cual a su vez te hace el cambio en el sistema informático, informando la Unidad a tu JPS de que dicho cambio se ha realizado, e informándote a tí tu JPS de que se te ha cambiado el día tal y como solicitaste.

Con la Unidad de Planificación ya en marcha, y encargándose de la labor más pesada que pudieran tener los JPS, creo que la existencia del actual número de Jefes de Personal Subalterno no tiene sentido económico ni práctico.
Por ello, creo que sería mejor, dejar un sólo JPS por Turno, con responsabilidad sobre todos los celadores del Hospital, apoyado a su vez por los Encargados de Turno en cada Conserjería. Personalmente, a su vez, propondría la existencia, la existencia de un Encargado de Turno por cada 35 celadores, y los actuales responsables que no fueran confirmados, volverían a su lugar de procedencia como Celadores, que es lo que han sido, son, y serán. Y esto es importante, pues hay algun@s que parece han olvidado que son celadores, y que si ni el Estado es eterno, su puesto actual tampoco.